La Fundación Ibercaja tiene dos años más para completar su desinversión en el banco