Ibercaja está dispuesta a estudiar fusiones pero no tiene «ni presión ni necesidad»