Ibercaja coloca 500 millones de euros en deuda subordinada y refuerza su solvencia.